Bodega

Bodegas Alonso González es una bodega familiar, cuyos comienzos se remontan a 1977 cuando “El abuelo Juaquin Zuñeda y la abuela Maria Nieves Estibaliz” comienzan a dedicarse a la elaboración de vinos. Es en 1982 cuando Maria Pilar Zuñeda junto con su marido Carlos Alonso González deciden dedicar todos sus esfuerzos a seguir con esta tradición, dando forma a su sueño construyendo la nueva bodega ubicada en la localidad de Abalos; zona privilegiada para el cultivo de una vid de alta calidad con personalidad única.

En 1990 crean la marca CANTAURI y comienzan la elaboración de nuevos vinos jóvenes, crianzas, reservas, gran reservas y su comercialización.

En 2001 es su hijo Carlos Alonso Zuñeda quien continúa con gran éxito esta labor, con producciones moderadas, manteniendo la elaboración de forma tradicional extrema vigilancia del viñedo y selección de las mejores uvas; es por ello que todos los años nuestros vinos han sido reconocidos por su calidad, tanto en aromas como en paladar y color. Una bodega familiar legado de mucho esfuerzo y trabajo, que sigue produciendo con éxito vinos de gran calidad.

Elaboración

Disponemos de una instalaciones de 600m2 de superficie, cuenta con la tecnología más avanzada, dotada de la mejores instalaciones de acero inoxidable para controlar la fermentación con todas las garantías de calidad e higiene que permite desde el primer momento un cuidadoso y esmerado proceso de recepción de uva y elaboración de nuestros vinos respetando siempre tradición.

Nuestra capacidad anual es de 180.000 litros, de los cuales un 80% es destinado para vino Joven, un 15% para Crianzas, Reservas y Grandes Reservas, y un 5% para Rosados y Blancos.

Las instalaciones están pensadas para conseguir la máxima calidad en todo el proceso; despalillados con suavidad fermentadores de 20.000 litros para un mejor control, el prensado se realiza por el sistema neumático de presión por aire.

Nave de barricas

En la actualidad disponemos de una nave con capacidad para 700 barricas en un espacio subterráneo donde las condiciones ambientales son idóneas para el desarrollo de las mejores cualidades de este ser vivo.

Aquí es donde los vinos continúan su evolución para convertirse en Crianzas, Reservas y Grandes Reservas.

SALA DE GUARDA EN BOTELLAS

Sala en la que el vino una vez embotellado descansa en contenedores de 588 botellas cada uno de ellos, el tiempo necesario hasta que el vino esté listo para su etiquetado y salida al mercado, este tiempo será variable en función de las características de cada uno de los vinos.